Alimentos

Prometo que a partir de este año no volveré a hacer dieta bajo ningún concepto, a no ser por la estricta observancia de alguna funesta prescripción médica. Por el contrario, prometo comer con moderación y placer todos los alimentos que la bendita Tierra nos depara, preparándolos y cocinándolos con la misma atención que pongo para escuchar y lograr entender a mi cada vez más extensa lista de amigos vegetarianos, veganos y crudiveganos que han abandonado la prodigiosa senda del progreso omnívoro por razones ideológicas, seudocientíficas o vaya usted a saber por qué resbaladiza razón amparada en un malestar psicofísico lleno de dolencias que nunca sé muy bien a qué, o incluso a quién, imputan. Y para celebrarlo aquí les traigo esta alabanza del canadiense Mark Strand (1934-2004), cuyo texto hemos adoptado en mi casa para saludar y despedirnos de los alimentos que nos tomamos durante el desayuno, el aperitivo, el almuerzo, la merienda y la cena:

UN BREVE PANEGÍRICO

Ahora que ha terminado la pesadilla vegetariana, que hemos
vuelto a nuestra dieta de carne y estamos inmersos en el im-
perio de nuestros bellos y oscuros hábitos y podemos hablar
con calma de cómo hemos sobrevivido, dejemos que la bri-
sa del futuro toque y retoque nuestros grandes y hambrien-
tos cuerpos. Desfilemos hasta el mercado a abrazar al carni-
cero y dejemos atrás el año de la zanahoria, el mes de la ce-
bolla; adoremos el asado o el estofado que de nuevo ocupa
el sagrado centro de la mesa del comedor.

A SHORT PANEGYRIC

Now that the vegetarian nightmare is over and we are back to
our diet of meat and deep in the sway of our dark and
beautyful habits and able to speak with calm of having
survived, let the breeze of the future touch and retouch our
large and hungering bodies. Let us march to market to
embrace the butcher and put the year of the carrot, the
month of the onion behind us, let us worship the roast or
the stew that takes its place once again at the sacred center
of the dining room table.

Traducción de Julio Trujillo. Del libro Casi invisible, Ed. Visor, 2012.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s