París

Para contar la verdad creo que no debo extenderme. Fui y viví. Me nació una novela y la escribí. Pero entretanto enterramos un paraguas, como en Rayuela; Giacometti puso un paso entre la muchedumbre y nosotros dejamos el poso efímero de nuestros alientos. También hubo tiempo para la risa y la sensualidad en el Museo de Gustave Moreau. Después cenamos y acabamos en algún lugar quitándonos los sombreros. Ya se sabe: era de noche y…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s