Calles

Miro los viajeros y paseantes casi enfebrecidos caminando por la plaza camino de Ópera, Rivoli o Richelieu o sentados sobre su propia fatiga en el Café Ruc, uno de tantos bistros parisinos donde es más que improbable comer con la imaginación, el buen gusto o la decencia económica con la que aún podemos disfrutar en…