Muerte

Estaba yo velando a mis otros fantasmas, a Félix Grande y a Paco de Lucía, a esas ánimas buenas que acaban de irse y todavía estaban paralizadas mis manos ante el pecado de la muerte, cuando de repente sin aviso y sin permiso se acercó de nuevo a mis adentros para llevarse a Ana María…