Descanso

Me he ausentado unos días, unos cuantos y calurosos días, bajo un sol reparador y de justicia. Y así, alejado del ruido patrio —con desayunos minuciosos, lecturas sosegadas (la habitación llenita de turguenievs, stevensons, dostoievskis, hugos… ¡dios santo, qué criatura del cielo ha dispuesto toda esta orgía!), excursiones y paseos reconfortantes, ligeros almuerzos, siestas melancólicas…

El buen gusto

Ayer nos convocaron a Manuel Herrero Montoto y a mí para hablar de literatura erótica. Y como la seriedad no está reñida con la cachondez, nos lanzamos a repasar desde Safo o Catulo hasta Colette, Bataille y Nabokov pasando por místicos, modernos y pirujos, que a todos les ha puesto tanto el huevo de la…

Desnuda

Gafas de sol, crema de protección, hamaca, toalla y un chopo para tener una sombra. Luego, en primer plano, aparece un libro; después a la derecha del tercer párrafo, una mujer tumbada, friéndose como un huevo, dormida o ausente, no sé, el escritor se limita a sugerirlo. Pero atisbo que su cuerpo lleva el molde…