Buenas noches

Casi era la hora de cierre y sólo quedaba una pareja de viajeros fatigados que justo en ese instante se marchaba. Hacía un rato que Chapman, Huarte y Valdavia ya se habían ido, tras pasar la tarde conversando en el salón acristalado del Café Leopold. Chapman se mostró menos huraño que de costumbre —al parecer…

Crisis

La casa azul está bajo la mía. Estaba vacía hasta que llegó Chapman. Una tarde, hará poco más de seis meses, escuché una conversación áspera y dura. El inglés no reparó en frases envenenadas, alguna de una retorcida maldad, como agujas afiladas que caen desde el aire y se clavan limpiamente en el cerebro de…