5ª endivia. Ordaz con sombrero

Con su porte espigado y su mirar a medias entre la sorpresa y el aburrimiento, con esos ojillos vivaces a lo Blaise Cendrars —pero con gafas—, el bohemio Modigliani nos habría legado un retrato estupendo de Jorge Ordaz: el de un escritor fascinado por la aventura de la imaginación. Nos lo hubiese desnudado en un…

Nadie es perfecto

Ocurrió en 1994. Tras recitarnos en público y de memoria el texto que ustedes pueden leer pulsando aquí, Andrés Amorós y unos pocos nos orillamos en las mesas del fondo de un comedor para tertuliar mientras almorzábamos. Le pregunté desde cuándo retenía aquel texto cortazarino, ese glíglico juguetón de Lucía y Horacio. Amorós me respondió,…

3ª ENDIVIA. Juanjo Barral: el viajero que llegó del norte.

Algunas veces le veo caminando por las calles de esta ciudad y siempre me ocurre lo mismo: pienso que se trata de algún viajero del norte que ha recalado por estos pagos debido a algún suceso inesperado. Su figura corresponde con el molde de muchos ciudadanos centroeuropeos: alto y de ojos azules. Sin embargo, camina como…

2ª ENDIVIA. Jesús del Campo: el adúltero astronauta clandestino.

Juro que sólo le he visto dos veces en mi vida. La última vez que estrechamos nuestras manos fue el viernes 12 de enero de 2007, alrededor de las nueve y cuarto de la noche, después de un recital que ofreció en el Antiguo Instituto de Gijón (Asturias, España). Conste que guardo un recuerdo sustancial de…

1ª ENDIVIA. El decidido caso de Pepe Monteserín.

Este tipo me tiene asombrado. Su capacidad ilimitada de trabajo es proporcional a su imaginación y si en España nos afanáramos con la eficacia, el talento y creatividad que él pone en lo que hace, no sé si estaríamos igual que estamos, pero todos nos sentiríamos mucho más satisfechos. No endivio de Monteserín que cante…