Barral, Ordaz, Fearing.

Juanjo Barral, quien acaba de estrenar página web aquí me envía 23 poemas, de Kenneth Fearing, editado por La última canana de Pancho Villa (número 643) y traducido por Jorge Ordaz. En el prólogo —El descubrimiento de Fearing— Barral cuenta que ya en 1999, durante un encuentro en Huelva, cuatro poemas del norteamericano causaron sensación entre los congregados.

» A Fearing se le recuerda sobre todo por ser posiblemente el mejor poeta de su país durante la época de la Gran Depresión.

Meses antes, Jorge Ordaz le había hablado a Barral de la existencia de ese autor «de novelas policíacas que le otorgaron popularidad y prestigio. De una interesante obra poética que aún permanecía inédita en castellano… Así que todo era ponerse». Ordaz se puso manos a la obra, fue traduciendo a Fearing y así, tres números más de La última canana de Pancho Villa lucieron el nombre de Fearing en sus portadas. Hace unos meses El País inició una promoción de novela negra que incluía El gran reloj, publicada por Fearing en 1946. Al respecto y como para alentarnos a su lectura, Barral nos dice: «Cómo olvidar la “granizada de risas” que recibe uno de sus personajes». Y nos recuerda que, en la contraportada de la edición se destacaba que, al margen de sus novelas, «a Fearing se le recuerda sobre todo por ser posiblemente el mejor poeta de su país durante la época de la Gran Depresión». El caso es que Barral volvió a llamar a Ordaz. Le contó la secuencia, toda la secuencia de hechos concatenados y le propuso reunir en un número de La última canana de Pancho Villa todos los poemas de Fearing publicados hasta ese momento: «Tan generoso como siempre, Jordi se ofreció a traducir un puñado de poemas más para la ocasión». Y de esta manera podemos disfrutar ahora de estos 23 poemas de Kenneth Fearing (Oak Park, Illinois, 1902 – Nueva York, 1961). Si quieren saber más de él sólo tienen que pulsar aquí.

Y como quiera que he seguido a Fearing durante estos años gracias a Barral y a Ordaz, y como no será fácil que ustedes consigan este número, aquí les dejo con un poco de Fearing. Como dice Juanjo Barral, «un poco de Fearing siempre es mucho».

EL NEGOCIO DE COSTUMBRE

Este es el poeta
que escribió el soneto
y se le pagó tres dólares
y sesenta y cinco centavos.

Este es el artista,
el hombre que dibujó en él
(por veinticinco pavos)
un margen de ninfas:
las ninfas del soneto
que valieron tres dólares
y sesenta y cinco centavos.

Aquí está el impresor
que publicó la página
eliminando de ella
un centenar o así
de ninfas, y el soneto
que valió tres dólares
y sesenta y cinco centavos.

Esta es la botella
de ginebra vacía
que costó tres dólares
y sesenta y cinco centavos
que permitió al poeta
escribir el soneto
que valió tres dólares
y sesenta y cinco centavos.

 

Anuncios

6 pensamientos en “Barral, Ordaz, Fearing.

      • Mientras me «paguéis» con «gracias» (de incalculable valor) no tendré «problemas», ya sabes a qué me refiero (pero los «cabezones» de Jaime no salen de esta casa, a no ser, claro, que también me dejen sin casa; además, la AEA me dijo en su día que andaba por los 90 euros cada «cabezón», y hasta ahí sí puedo llegar, al tanto estoy del salario mínimo interprofesional y todo eso, la madre que los…).

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s