Animales

Hace un par de semanas asistí a la presentación del último trabajo del escritor Pepe Monteserín. Con su característico humor norteño y la ayuda del PowerPoint, nos resumió en 43 didácticos minutos su viaje alrededor del reino animal a través de la vida y azares de más de treinta veterinarios durante 111 días o, lo que es lo mismo, el muy entretenido diario de título Bendice estos animales que vamos a recibir, así de litúrgico y literario, deo gratias. El autor, como buen cazador omnívoro que es, acierta al llevarnos a sus lectores de viaje con el arma de sus ojos, siempre atento a la palabra exacta que, como todo escritor sabe, salta cuando menos se la espera. Es así como entramos en contacto con un sinfín de veterinarios (muchos de ellos a través de Facebook), divididos grosso modo en agroganaderos y de sanidad, aunque enseguida el lector percibirá que, como diría Wittgenstein, el mapa no es el territorio y así

» Como buen cazador omnívoro, Monteserín siempre está atento a la palabra exacta que salta cuando menos se la espera.

conversaremos con el veterinario de campo, los inspectores, el funcionario, los de empresas lácticas, las de la clínica, los del matadero, los de la enseñanza, los emigrados, los del sector alimentario (sin ánimo de alarmarles, ¡tengan cuidado con los canapés de pastel de cabracho, los carpachos o el sushi en los restaurantes!), el solidario, la del zoo, los jubilados, la del acuario… Profesionales con una alta pero desaprovechada cualificación y fieles al lema de esta profesión —«La higiene de los animales, la salud del pueblo»—,  que al decir de muchos de ellos es científica y artística a la vez.

El aderezo lo pone Monteserín con su habitual puntería: apuntes, notas y oportunos bisbiseos que lo mismo nos cuenta el Platero y yo que nos refiere párrafos de Curzio Malaparte, Miguel de Cervantes, Pirandello, Esopo, Apuleyo, Clarín, Svevo, Neruda y otros tantos por lo menos. También encontraremos en el libro multitud de referencias a animales, ya sean estas pictóricas, deportivas, teatrales, bíblicas, políticas o santorales, procurándonos un trayecto ligero para la hondura que proponen estas casi 500 páginas publicadas por la editorial Trea, Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial en 2014.

A veces, la mano del autor describe a los veterinarios subrayando rasgos físicos que señalan su interior, y otras apunta rasgos anímicos que cincelan el exterior. En cualquiera de los casos, el lector percibe el trazo tierno pero ajustado del escritor cuando se refiere a los animales y no digamos ya cuando se trata de las dos tortugas de su hijo. Páginas plagadas de cariño y amor sin cursilería así como de literatura y objetividad, alejado de radicalismos huecos o extemporáneos. ¡Qué bien cuenta la entrada y despiece de cerdos y vacas en el matadero!

» La gente está mal acostumbrada, cree que como nos gustan los animales, tenemos que hacerlo gratis.

Aplaudo sobremanera que, en este viaje que nos lleva por la geografía de Asturias y Galicia, Madrid, Andalucía o Francia, la confesión, la anécdota, el chiste o la ironía didáctica pueblen los diálogos, mostrándonos no sólo el reino animal y su etología, sino también la conducta de esos otros «animales de mentira» que somos las personas, por fortuna y evolución. Así, cuenta la veterinaria Begoña Sierra que «La gente está mal acostumbrada, cree que como nos gustan los animales, tenemos que hacerlo gratis, y eso viene de hace muchos años cuando ser veterinario era un don». Igual ocurre con los escritores, añado, cuando amigos, familiares y otros animales desprevenidos les dicen: «Mira, a ti que te gusta escribir, ¿por qué no me escribes este pregón —o esta introducción o esta presentación o este discurso—?». A más de un autor le habrán entrado unas ganas irrefrenables de contestar, sabiendo lo que uno ha invertido en horas de estudio, material y esfuerzo para llegar a escribir con solvencia. Pero la mayoría calla por sensatez y escurre el bulto como puede. ¡Sólo los veterinarios y los escritores saben de los desvelos cuando hay que cuidar a un caballo o a un personaje por la noche!

Y así transcurre este libro lleno de humildad y humanidad ante y hacia los animales, entre el confort y la sanidad, entre el sufrimiento y el placer, entre el humor y la seriedad de la profesión. Un libro que, a mi modo de entender, nace del sobreentendido de que nuestros antepasados más antiguos ya sabían que no eran en modo alguno superiores en todo a los animales: por eso mismo nuestra especie ha sabido domeñar y domesticar sus vidas para contribuir a nuestra supervivencia, tanto física como emocional y culturalmente.

Un libro, en definitiva, que sirve también al autor para declararse emplazado según la terminología de Tom Reagan (emplazados son aquellas personas que alcanzan una conciencia animalista recorriendo el camino peldaño a peldaño; damasquinos, en recuerdo de lo que le ocurrió a Saúl en el camino de Damasco, son quienes, ante un determinado acontecimiento, han sufrido un cambio brusco en su percepción de los animales; y vincianos, en honor de Leonardo Da Vinci y su amor por los animales, son aquellas personas con una

» Herrera Guevara propone eutanasia y derechos de los animales para una tercera ilustración.

sensibilidad especial hacia los animales y que rechazan desde su infancia la crueldad hacia los animales y el hábito de comérselos) y que la cordobesa, profesora y doctora en Filosofía Asunción Herrera Guevara utiliza en su arriesgado e inteligente libro Ilustrados o bárbaros. Una explicación del déficit democrático y eticomoral, (Plaza y Valdés editores, Madrid, 2014) del que recomiendo su lectura para regocijo de nuestras mentes, sin que ello signifique que esté de acuerdo con la autora en todos sus términos. Léanlos y opinen. Para eso, entre otras muchas cosas, han sido escritos.

Anuncios

3 pensamientos en “Animales

  1. Gracias, Javier, por tu lectura y tu escritura. Veremos cómo puedo enlazar esto a mi twitter y a mi facebook, porque ya lo está a mi corazón. Muchas gracias, que los veterinarios te bendigan, y yo te santiguo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s