Breviario urgente para dormir a pierna suelta

1.- No le cuentes a nadie lo que no soportas que te cuenten. Por lo general, la gente suele tener un humor variable y, en particular, muy mala leche.

2.- Si te toca hablar, recuerda que diez minutos pueden pesarte toda la vida y que más de 40 están tipificados como delito de lesa humanidad. El cuerpo humano se resiente con suma facilidad, incluso para quien se queda dormido.

3.- Parte de la siguiente premisa: lo que tú cuentas no tiene ningún interés. Si lo piensas detenidamente, ni siquiera para ti mismo.

4.- Evita la reincidencia y la temeridad. Ya sabemos que el vicio de escribir es un asunto difícil de dejar. Con la crisis escasean las subvenciones para hacerlo y, además, ¡son tan indulgentes y olvidadizos los lectores!

5.- Si eres de los que piensan que tus lectores y oyentes no se ponen de pie porque están esperando a que se sequen sus asientos, usa Vanidol Forte, una dosis con el desayuno y la cena. Si no surte efecto consulta a cualquier concejal o diputado que tengas a mano. Los casos graves requieren terapia de choque con espejos circulares y lobotomías de alto voltaje.

6.- Para quien no domine la oratoria, siempre será mejor preparar un texto que luego pueda leerse, aunque se note que tampoco sabe… escribir.

7.- Cuida tu sintaxis como a ti mismo. La sintaxis está llena de moral y, al cabo, refleja el estilo de tu pensamiento. La perversión siempre es otra cosa y el argumento otra. Y si te obligan a elegir, procura que la historia siempre le gane al estilo por medio cuerpo de ventaja.

8.- Si lo que buscas es provocar, no des muchas vueltas buscando imposturas o frases impactantes. Bastará con que te envidien.

9.- En asuntos literarios, nada hay más sano y terapéutico que ponerse los cuernos a uno mismo. Libera endorfinas, previene las arrugas del fracaso y combate la halitosis del corazón.

10. Lucha cada día con ahínco por aplicarte el cuento. Y recuerda: la novela ha muerto y nadie sabe cómo ha sido. En todo caso nunca dejes de intentarlo: nunca sabes quién puede enamorarse de tus miserias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s