Tipos infames

En una visita de médico a Madrid visité la librería Tipos infames, una recomendación de Fernando Beltrán que me dejó una impresión excelente. Allí me hice con un ejemplar de Nostalgia de Mircea Cărtărescu, publicado por Impedimenta, muy alabado por muchos, entre otros por mi amigo José Luis Piquero. Con excepción del sobresaliente y redondo El ruletista y tal vez REM, debo aceptar que el rumano no es lo mío, a pesar de su limpieza y precisión. También compré Ciudad abierta, de Teju Cole, en Acantilado. Para mi sorpresa, su estilo prosaico y advenedizo, con un buen número de historias, anécdotas y reflexiones de dudoso interés, me han provocado reflexiones y evocado sensaciones que de antemano hubiera jurado poco menos que imposibles. Como lector de paso que soy, es una prueba más de que el estilo siempre puede ir un poco por delante de las peripecias y el argumento, de que el estilo jamás debe sobrepasarse ni encubrir carencias, pero sobre todo de que tras cada lectura se encuentra agazapada la íntima necesidad de un temblor por humilde que sea. Ya no tengo el alma para ruidos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s