«Debes cambiar tu vida».

Desconozco la satisfacción, el fracaso o la escala de emociones que haya podido experimentar Ratzinger tras su decisión. Como todos los asuntos vaticanos, éste también circulará sólo entre los acólitos más íntimos. Y además, no es materia de mi incumbencia. Sin embargo, por pura curiosidad, me gustaría saber si Benedicto XVI accedió en algún momento a una crisis de fe, si consciente de sus propios espías, de los casos de pedofilia y pederastia, del aumento del hambre y el sida o de la marginación de la mujer, no quiso alguna vez descender de esa cruz para siempre. Por lo que cuentan, su Dios seguirá escribiendo derecho sobre renglones torcidos. Hay veces que es mejor parar la agonía, dejarlo todo y dedicarse a otros asuntos: «Debes cambiar tu vida».

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s