Escribir

Escribir es vivir a fondo, leer todo lo que puedas y no dejar que pase un solo día sin tachar algún adjetivo. Qué exagerado es el oficio de escribir, pero en esto consiste su encanto, en este fracaso de cumplir con el rito de su incertidumbre: no saber a qué carta quedarte, en qué fuego quemarte o cuántas veces pasarte las noches y los días velando la quieta intermitencia del cursor en la pantalla. A veces escribir una sola palabra supone un ultraje en toda regla, una victoria efímera que nadie celebrará con nosotros. No importa, hay que saberse elegido. En todo esto la poesía sólo —¡¿sólo?!— es una forma de intuir el mundo. ¿La novela? Bueno, parafraseando a Mark Twain cuando hablaba de Richard Wagner, la novela pierde mucho cuando se la lee. Cuestión de expectativas, supongo. Y de velocidad, claro. Un buen poema es un Fórmula 1 comparado con una buena novela.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s