Realismo sucio

No suelo hablar en este espacio de cine porque, con sus excepciones, últimamente está tocado del ala. Es como si de repente hubiese perdido aquel poder de contar y sobre todo de sorprender e iluminar. Pero heme encontrado aquí con Inside job, de Charles Ferguson. Maestría en su concepción, en su desarrollo, en la narración y en la lección brillante de periodismo —esa profesión cada vez con menos prestigio y cuna actual de estómagos agradecidos—. Desde un punto de vista político cada cual estará al final de la película en un lugar u otro, de acuerdo o no, pero no podrá obviar que 1.- nuestra memoria es de pez y juegan con nosotros. 2.- la de ellos, de criminales y sinvergüenzas y por eso juegan con nosotros. 3.- seguirán jugando con nuestra memoria flácida y nuestras ganas de comer. 4.- ¿Que quiénes son ellos? Los de siempre. Algunos, muchos de nosotros. Por cierto, para sobrellevar ciertos escalofríos, recomiendo ver la película acompañados por un economista a manera de asesor. Así, luego se lo podrán explicar todo a sus hijos, alumnos y demás tropa. No tiene desperdicio.

————————–

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s