La edad del alma

No estaba lejos, no era difícil, de J. Margarit

Con los años y a cierta edad, leer la piel de los cuerpos puede provocar una ceguera inesperada o una punzada en el alma de los genitales. Entonces, la sabiduría consiste en mirar por la ventana e ilustrar una leve sonrisa, no más, que ilumine los vapores inveterados. Se dice fácil pero en determinados casos el alma pesa toda la vida. Para saber esto no hace falta llegar a viejo. Por eso conviene tenerlo en cuenta, para extraer todo el jugo a este veloz presente. El poeta que avisa no es traidor. En este caso se apellida Margarit y le llaman Joan. Y dice:

VIEJO EN LA PLAYA

El verano feroz llena el espacio.
Mi mirada resbala por los pechos y el vientre
y llega al pubis de esta mujer joven.
La añoranza, brutal, me está ofuscando.
Y de pronto, cegado por tanta claridad,
s como si estuviera detenido
en el umbral de una casa en tinieblas.
Trato de acostumbrar
mis ojos a esta nueva oscuridad.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s