Círculos rojos

Después de un viaje y su consecuente descanso, tan merecidos como aconsejables, vuelvo a Asturias. Leo un periódico y Pepe Monteserín me pone sumariamente al día. Ganas de volver…, pero a irme, at usual. Abro el correo, el postal: invitaciones a cenas, presentaciones, jornadas y premios. Es decir, Premio Tigre Juan, presentación de semana argentina en la librería Cervantes, otro libro de Menéndez Salmón en la librería Bertrand, así como el acto de entrega del V Premio de Asturias de las Letras y XI de los Premios de la Crítica de Asturias. Como he pasado con creces los cuarenta, no soy ubicuo y tengo algunos círculos rojos en el calendario, elijo y ya veremos.

Con todo, detesto los regresos septembrinos y el malestar de la mudanza de la canícula al entretiempo, esa huelga fofa de la razón sin sentido y esa antigua certidumbre de que en algún momento colgaré una carta en el tablón de las despedidas: algo así como «Esto es todo, amigos». Sin embargo, aún me quedan arrestos o fuerzas de flaqueza —no sé bien—, y un buen fajo de buena gente por quienes merece la pena jugarme los cuartos y poner las dos manos en el fuego. Me cuentan y yo lo cuento. A saber: que la Asociación de Escritores de Asturias llega a su décimo aniversario y han convocado en Pravia, antigua capital del reino, a Cristina Fernández Cubas, Luis Alberto de Cuenca, Joan Margarit, Gustavo Martín Garzo, Fernando Beltrán, Rafael Reig, Antonio Orejudo, Jesús Palacios, Félix Grande, Gonzalo Moure, Esperanza Ortega, Toni Iturbe, Alicia Mariño, Manuel García Rubio, Nuria Azancot y no sigo porque de todos no me acuerdo. Y para quienes no les gusten éstos, al parecer también han pulsado el timbre de editores, universitarios y otros ríos fronterizos, así como el de los sospechosos habituales de esa Asociación, compuesta por un centenar de escritores extrañamente normales que no han hecho otra cosa que fecundar una y otra vez la palabra generosidad. Yo, la verdad, no les arriendo la ganancia, si es que alguna vez la han tenido, pero tamaño esfuerzo y perseverancia bien merece que les felicite uno por uno con mi abrazo más humilde. Sólo espero que los días 5 y 6 de noviembre los ciudadanos de Pravia, los representantes de las instituciones asturianas y los medios de comunicación reflejen ante los invitados de aquí y de allá todo lo que un puñado inquieto e incansable de creadores han hecho con un exiguo puñado de euros del erario y de su propia pecunia. Esto es cultura y una gran fiesta de la literatura desde Asturias. Yo no pienso perdérmelo. ¿Y tú?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s